"Concejo abierto"

un espacio en internet para la información interactiva, la participación, el debate y la creación. "Donde se confunde lo local con lo global…"


Deja un comentario

Concejo histórico por la pedanías

Noticia original: http://www.lacronicadeleon.es/2012/08/11/leon/concejo-historico-por-la-pedanias-157366.htm

344 años después se reclama la importancia de las Juntas Vecinales de Laciana

L. Villa / Villager

El entorno de la capilla de San Lorenzo, en el barrio del Postoiro, acogió la recreación del Concejo General de Laciana. L. VILLA

El 10 de agosto de 1668, festividad de San Lorenzo, se aprobaron las ordenanzas del Concejo General de Laciana. Y, ayer 344 años después, la recreación de aquel concejo sirvió para dejar patente el rechazo a la supresión de las juntas vecinales.
Los pedáneos y la alcaldesa de Villablino suscribieron un escrito en el que instan al Gobierno a “respetar la tradición democrática de los territorios que aún disfrutan de entidades locales menores como son las juntas vecinales en la provincia de León”, recoge el escrito.
Los pedáneos de los pueblos de Laciana y la alcaldesa, Ana Luisa Durán, junto con los vecinos de Villager representaron a los hijosdalgos y hombres buenos que, junto con el alcalde mayor concejil y el corregidor del concejo, participaban en estas reuniones.
Las ordenanzas aprobadas en aquel concejo de hace 334 constan de 14 puntos de los que se dio lectura durante la recreación. Catorce puntos que regulan todo lo relacionado con el ganado, base de la economía de la comarca hace tres siglos y la multa por incumplirlos, a saber, tres cántaras de vino.
En esas ordenanzas se regulaba desde la subida y bajada del ganado al monte, tanto del ganado mayor como de la vecera de los lechones, hasta la obligación de tener bien cerradas las fincas, las fechas de las monterías para cazar lobos y osos o el lugar donde se debía ubicar el ‘calecho’ –trampas para cazar lobos–. Sin olvidar la regulación del mercado de Villablino o que los vecinos de los pueblos de Cerredo, Degaña y Monasterio no tenían que pagar el portazgo.
A tenor de la importancia que tenía el concejo se entiende el “no rotundo” a la supresión de las juntas vecinales y con ellos la pérdida de su patrimonio.

Anuncios